martes, 29 de septiembre de 2009

Muñoz Rojas

Esta tarde me enteré de su muerte, a pocos días de cumplir los cien años (¡qué mal presagio tuvo Fernando Ortiz cuando el pasado 19 de septiembre escribió Deo volente!). Este verano quise rendirle mi pequeño homenaje leyendo su Obra completa en verso editada por Pre-Textos, y sus poemas me emocionaron en las largas tardes de julio.
Dejo a otros evocar el perfil de un poeta magistral, clásico, irrepetible. Otros sabrán mejor que yo trazar las claves de su poesía. Traigo aquí el recuerdo del escalofrío que sentí en 2001 cuando en una presentación en la Casa del Libro estreché su mano menuda: hablaba con un poeta que había conocido al propio Eliot y que era un excepcional testigo de toda la poesía inglesa y española del siglo veinte.

7 comentarios:

Natalia dijo...

Siempre que muere un anciano, alguien que con la punta de su niñez alcanza un pasado que es intocable para nosotros, es como si se derrumbara un puente. Lo de atrás queda más atrás cada vez. Por eso los libros son como ventanas (¡Aunque algunos las usemos como puertas!)

Rafael G. Organvídez dijo...

Exacto. Eso es. Cada anciano es un ser que nos une con el pasado. La memoria de su vida es también nuestra. Así lo has sabido ver con el ejemplo que citas de los libros: éstos son puertas y ventanas... o jardines y carreteras.

Mery dijo...

Fuiste afortunado, caballero.

Un abrazo

Antonio Rivero dijo...

Genial blog en donde escribes. La Entrada "Bienvenido Mr. Larsson" es muy buena, y por supuestos, la anterior que trata sobre los ángeles. Es curioso como navegando por la web he encontrado otro yacimiento de letras, a mi parecer muy valiosas.

Un Saludo.

Euterpe dijo...

Hola. Como veo que le gusta la música en general y la antigua en particular, le envío mi blog, que espero que le interese. Sigo hojeando su página...

Rafael G. Organvídez dijo...

Gracias por la invitación, Euterpe. Nos pasaremos por allí.
Un saludo

Carlos dijo...

Estimado Rafael: He descubierto su blog y me gustaría incluirle en nuestro blog cultural en un enlace.
Muchas gracias.