viernes, 12 de diciembre de 2008

Primer aniversario

Hoy hace un año que abrí esta pequeña ventana al exterior. ¿Qué me impulsó a ello? No lo sé. Desde el primer momento supe que daba principio a algo que, con el tiempo, iría tomando una forma más definida. En alguna ocasión he pensado que se trataba de una prosa ocasional, limitada a unos contados asuntos que me rondan con insistencia y a los que vuelvo una y otra vez en mis cavilaciones. En cualquier caso, como diría Paul Eluard, la libertad guía nuestros pasos.
No pretendo ejercer ningún magisterio, pues no es mi intención dar lecciones de materias en las que no soy experto, pero persigo la coherencia en territorios donde me encuentro más a gusto (la música y la literatura); en otros (que no sin temor llamo "teológicos"), trato de discurrir por senderos más llanos, sin apenas obstáculos que salvar.
Esto de los blogs, como todo, es un arte. Es lo que uno quiera que sea. Que yo sepa, no se ha escrito aún ninguna poética del blog. Y aunque lo más parecido que conozco podría ser un dietario, el blog ofrece al lector la oportunidad de opinar en tiempo casi real sobre lo allí tratado, aspecto este que lo distingue de cualquier otra forma conocida de literatura. Un cosa debe quedar clara: en cada entrada hay un lector implícito que da sentido al texto. Sin aquél no habría comunicación. Con esto dejamos claro que nadie escribe para sí. Por lo mismo, reconocemos la voluntad de estilo como un requerimiento indispensable en cada escrito. Al menos en mi caso, la escritura siempre es estilo. Mejor o peor, logrado o fallido, pero estilo al fin y al cabo. Igual que a andar se aprende andando, aprendemos mientras escribimos.
Me reitero en la libertad, que nos guía incluso cuando no escribimos.

10 comentarios:

Jesús Beades dijo...

La poética de los blogs que más me ha gustado es la que escribe Enrique García-Máiquez, en varias de las entradas de su blogg, y en el prólogo a la antología que ha editado (o está a punto) en la colección que dirije Abel Feu, Los Papeles del Sitio.

Y para lo teológico, la Taberna del Fin del mundo:
http://tabernafindelmundo.blogspot.com/

Rafael G. Organvídez dijo...

El blog de Enrique es de los mejores que podemos leer. A la joven Taberna acudimos con frecuencia a saciar nuestra sed.
Un saludo

Andrés Pérez Domínguez dijo...

Querido Rafael: feliz primer aniversario. Yo tampoco tenía ni idea de esto de los blogs, y, fíjate, ya tengo cuatro.
Un abrazo,

E. G-Máiquez dijo...

Jo, jo, qué sorpresa los comentarios. Yo venía a decir, precisamente, que en esta entrada haces una poética de los blogs bien interesante, y a agradecértela.

Y, Oh Beades, estoy a punto (... o a puntos suspensivos...). De publicada, os habréis enterado ya, la habriaís recibido puntualmente.

Yakarta dijo...

Muchas felicidades... Brindemos por muchos años más... Y gracias por compartir tus escritos.
Un beso

Fernando dijo...

Muchas felicidades, Rafael, a tí y a nosotros tus lectores.

Esto de los blogs, además de un arte, es una maravilla: no sé como hemos podido vivir tantos años sin ellos.

Felicidades.

Mery dijo...

Pues feliz aniversario.
Es verdad, en esto de los blogs debe pimar la libertad personal, aunque a veces sintamos ciertas presiones que no sabemos si son impuestas...o autoimpuestas.
Reitero mis felicitaciones por este blog .
Un abrazo

Rafael G. Organvídez dijo...

Muchas gracias a todos por esos comentarios tan alentadores. Saber que estáis al otro lado es el mejor de los estímulos.

Un abrazo

Enrique Baltanás dijo...

"Esto de los blogs" dará mucho que hablar. Felicidades, Rafael.

Fernando dijo...

Hola, Rafael, vengo un momento a desearte feliz y santa Navidad, con tu familia, con mucha tranquilidad espiritual, sin excesos, con calma, con alegría auténtica.

Felicidades.