sábado, 15 de marzo de 2008

Redención

Mañana es Domingo de Ramos y comienza la Semana Santa. Los cristianos andaluces vamos a celebrar públicamente nuestra fe. Las calles se llenarán de nazarenos de luz que acompañarán a las imágenes de Jesús y la Virgen María. El hijo de Dios crucificado recorrerá muchas de nuestras calles con un claro mensaje de salvación. En Sevilla podremos contemplar mañana al Cristo del Amor y al pelícano que al pie de la cruz se sangra el pecho para dar de comer a sus polluelos.
Dios morirá de nuevo por todos nosotros y para nuestra salvación, aunque a veces uno pueda caer en la tentación herética de creer que sólo muere por los elegidos y aquellos a los que la gracia les ha sido otorgada.

3 comentarios:

Fran dijo...

Recuerda, de cualquier modo, que vendra a "judicaris saeculum per ignem" y que separará las ovejas de las cabras. Entonces se abrirá el libro "in quo totum continetur". Estas cosas de la gracia son tan oscuras...

Mery dijo...

Tengo un amor especial al Domingo de Ramos, y sobre ello he hablado en mi blog hace unos dias.
Eres afortunado por vivir la Semana Santa en ea ciudad magnífica. Disfrútala mucho.
Un abrazo....
Mery

Rafael G. Organvídez dijo...

Ciertamente, Mery, soy afortunado. Hoy Jueves, además, (y si el tiempo lo permite) saldré de costalero debajo de un paso.
Un abrazo